Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo October 2011
Categoría: Toxicidad
La FDA ha alertado de un posible aumento del riesgo de enfermedad tromboembólica venosa (ETEV) en usuarias de contraceptivos orales que contienen drospirenona.

Hace unos días comentábamos que el uso de contraceptivos orales que contienen los progestágenos gestodeno, desogestrel o drospirenona se asocia al doble de riesgo de ETEV frente al levonorgestrel, a raíz de un estudio observacional (noticia 26 de octubre). Aunque no se dispone de conclusiones definitivas, los resultados preliminares de un estudio promovido por la FDA sugieren que las usuarias de contraceptivos con drospirenona tendrían 1,5 veces más riesgo de trombosis que las usuarias de otros contraceptivos hormonales.

Nos preguntamos por qué este contraceptivo menos seguro y más caro es uno de los más vendidos. Dado que los contraceptivos orales que contienen levonorgestrel o noretisterona se asocian a un menor riesgo de ETEV, se consideran de elección y con la menor dosis posible de estrógeno.

 

Categoría: Eficacia
En pacientes de alto riesgo de cáncer colorrectal, el tratamiento prolongado con AAS reduce la incidencia de cáncer, según los resultados de un ensayo clínico reciente (Lancet 2011;28 de octubre).

En el ensayo CAPP2, en 861 portadores del síndrome de Lynch (una de las formas principales de cáncer colorrectal hereditario) seguidos durante unos 56 meses, los tratados con 600 mg al día de AAS durante una media de 25 meses presentaron una menor incidencia de cáncer colorrectal. A pesar de las limitaciones del estudio y las incertidumbres sobre la dosis y la duración óptima del tratamiento, se podría considerar el uso de AAS para la prevención del cáncer colorrectal en pacientes de alto riesgo en el contexto de una evaluación beneficio-riesgo (Lancet 2011;28 de octubre).

 

Categoría: Toxicidad
El uso de contraceptivos orales que contienen los progestágenos gestodeno, desogestrel o drospirenona se asocia al doble de riesgo de enfermedad tromboembólica venosa (ETEV), en comparación con el levonorgestrel, según los resultados de un estudio observacional (BMJ 2011;343:d6423).

Los contraceptivos orales que contienen levonorgestrel o noretisterona se asocian a un riesgo menor de ETEV (Noticia, agosto 2009).

En dos estudios observacionales previos, un norteamericano y otro inglés, se observó un aumento del riesgo de ETEV asociado al uso de contraceptivos orales que contienen drospirenona (Noticia, abril 2011). Los resultados de un estudio de cohortes danés confirman este riesgo. En comparación con las usuarias de contraceptivos orales con levonorgestrel, y después de ajustar por la duración de uso, el riesgo de ETEV confirmada fue de 2,2 con desogestrel, 2,1 con gestodeno y de 2,1 con drospirenona.

 

Categoría: Toxicidad
El tratamiento con IECA durante el primer trimestre de la gestación se asocia a un riesgo de teratogenia similar al de otros antihipertensivos, según los resultados de un estudio observacional (BMJ 2011;343:d5931).

El tratamiento con IECA durante el segundo y tercer trimestre está contraindicado a causa del riesgo de fetotoxicidad (oligohidramnios, retraso de crecimiento intrauterino, displasia renal e insuficiencia renal). Los resultados de un estudio previo generaron dudas sobre la seguridad de los IECA durante el primer trimestre de la gestación. A partir de una cohorte de 29.507 niños se identificaron 209 expuestos a IECA durante el primer trimestre, 202 expuestos a otros antihipertensivos y 29.096 niños no expuestos ningún antihipertensivo durante la gestación. Los niños expuestos a IECA durante el primer trimestre tenían mayor riesgo de malformaciones congénitas mayores, sobre todo cardiovasculares (defectos septales) y de sistema nervioso central, en comparación con los no expuestos a otros fármacos antihipertensivos (Noticia, junio 2006).

Con el fin de evaluar el riesgo de malformaciones en los niños de madres tratadas con IECA durante el primer trimestre de la gestación, se ha publicado un estudio de cohortes a partir de una base de datos sobre 465.754 niños, 755 de ellos expuestos a IECA y 17.507 expuestos a otros antihipertensivos. En comparación con las gestantes sin hipertensión ni tratamiento antihipertensivo, los niños de madres tratadas con IECA durante el primer trimestre tenían un pequeño aumento del riesgo de defectos cardíacos, pero no del tubo neural (OR=1,54). Las tratadas con otros antihipertensivos presentaban un aumento del riesgo de defectos cardíacos congénitos similar (OR=1,52). Sin embargo, cuando los dos grupos expuestos se comparaban con mujeres con hipertensión no tratada, los riesgos eran menores y sin significación estadística. Estos hallazgos sugieren que la propia hipertensión, tratada o no, puede aumentar el riesgo de defectos congénitos (BMJ 2011;343:d6667).

 

Destacamos algunas alertas y artículos de reciente publicación:

  • La FDA alerta del riesgo de hipertensión pulmonar en pacientes tratados con dasatinib.
  • La Agencia francesa del medicamento (AFSSAPS) recomienda reevaluar la relación beneficio-riesgo del ranelato de estroncio (Protelos) a causa del riesgo de efectos tromboembólicos y alérgicos graves, y restringir su uso a los pacientes menores de 80 años con contraindicación o intolerancia a los bifosfonatos y con riesgo elevado de fracturas.
  • ¿El dabigatrán debería sustituir a la warfarina para la prevención del ictus en pacientes con fibrilación auricular? En el último número del Drug Ther Bull se revisa esta cuestión (Drug Ther Bull 2011;49:114-17).
  • Sobre conflictos de interés de los miembros de grupos que elaboran guías de práctica clínica (BMJ 2011;343:d5728).

 

Categoría: Eficacia
Esta semana se han publicado varios artículos sobre la duración del tratamiento antiagregante.

En el blog Hemos leído se comentan los resultados del estudio PRODIGY, según los cuales el tratamiento antiagregante dual durante dos años no es más eficaz que durante 6 meses tras la colocación de un stent, y aumenta el riesgo de hemorragia.

También se ha publicado una revisión sistemática sobre el impacto clínico de suspender el tratamiento con clopidogrel en pacientes con un síndrome coronario agudo o sometidos a una intervención coronaria percutánea (Eur Heart J 2011;32:2358-64). Los resultados sugieren que los primeros 6 meses de la colocación del stent es el período de mayor riesgo de acontecimientos cardiovasculares, y ponen de relieve la necesidad de ensayos clínicos para determinar la duración óptima del tratamiento con clopidogrel.

Por otro lado, en el último número del Australian Prescriber se revisa la suspensión o no del tratamiento con antiagregantes o anticoagulantes en pacientes sometidos a una cirugía electiva, una situación frecuente que plantea una decisión compleja y sobre la que hay mucha incertidumbre.

 

En el último número del BMJ se revisa la cuestión de los bloqueadores beta-adrenérgicos en pacientes con insuficiencia cardíaca, a raíz de un caso de un paciente con antecedente de diabetes y de EPOC (BMJ 2011;343:d5603).

También destacamos un comentario de un artículo sobre la eficacia y la seguridad de los antipsicóticos atípicos en indicaciones no autorizadas, en la Sala de lectura de El Rincón de Sísifo.