Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo July 2011
Categoría: Toxicidad
La exenatida y la sitagliptina pueden aumentar el riesgo de pancreatitis y de algunos tipos de cáncer, según un análisis de las notificaciones recibidas en la FDA (Gastroenterology 2011;141:150-56).

Los nuevos grupos de hipoglucemiantes comercializados para el tratamiento de la diabetes de tipo 2 actúan sobre el sistema hormonal de las incretinas. Las gliptinas (sitagliptina, vildagliptina y saxagliptina) inhiben la DPP-4 o dipeptidilpeptidasa 4, enzima que degrada el péptido análogo del glucagón (GLP-1). La exenatida y la liraglutida son análogos del GLP-1 de administración por vía subcutánea. Producen reducciones modestas de la hemoglobina glicosilada, pero no se ha demostrado que reduzcan las complicaciones de la diabetes ni la mortalidad cardiovascular. Las gliptinas pueden aumentar el riesgo de infecciones y de reacciones de hipersensibilidad, y la exenatida y la liraglutida producen náusea con mucha frecuencia. Se han notificado casos graves de pancreatitis con ambos grupos de fármacos y preocupa el posible riesgo carcinogénico de los análogos del GLP-1 (Butll Groc 2010;23:9-12).

Un análisis de las notificaciones recibidas en la FDA sobre exenatida y sitagliptina entre 2004 y 2009 ha mostrado que la tasa de notificación de pancreatitis era seis veces más alta con ambos fármacos que con otros tratamientos y la de cáncer de páncreas era tres veces más alta. En cuanto al cáncer de tiroides, fue cinco veces mayor con exenatida, pero no fue significativo con sitagliptina. Este artículo, que había sido publicado on line a principios de año, fue retirado de la web de la revista por presiones de los fabricantes (BMJ 2011;342:842-3).

A pesar de los posibles sesgos de los datos de notificación espontánea, y dado que estos fármacos no han mostrado reducir la morbimortalidad cardiovascular, estos riesgos generan gran preocupación (Gastroenterology 2011;141:20-23).

 

Categoría: Toxicidad
La Agencia francesa del Medicamento ha anunciado la interrupción precoz de un ensayo clínico con dronedarona en pacientes con fibrilación auricular crónica por efectos cardiovasculares graves.

La dronedarona (Multaq) es un antiarrítmico comercializado para el tratamiento de la fibrilación auricular no permanente. Tiene una estructura similar a la amiodarona, sin las moléculas de yodo y con un grupo metilsulfonamida. La ausencia de las moléculas de yodo intenta evitar los riesgos de toxicidad sobre el tiroides, y el grupo metilsulfonamida pretende reducir la liposolubilidad y minimizar los efectos neurotóxicos (Drug Ther Bull 2010;48:126-8). En un ensayo comparativo con amiodarona se mostró menos eficaz. Puede producir efectos arritmogénicos, digestivos y alteraciones cutáneas, y se han descrito aumento de la creatinina y algunos casos de insuficiencia renal. No se conocen los efectos a largo plazo, sobre todo fibrosis pulmonar (Rev Prescrire 2010;30:90-4). Su coste es 10 veces superior al de la amiodarona (Bol Navarra, FET 2011;5:1-2).

A principios de año la FDA y la AEMPS alertaron de casos de hepatotoxicidad grave asociados a su uso, incluidos dos que requirieron trasplante hepático, y se incluyó este riesgo en la ficha técnica. Aunque la complicación es rara, se recomienda vigilar las enzimas hepáticas, sobre todo durante los primeros seis meses de tratamiento.

En el estudio PALLAS, comparativo entre dronedarona y placebo, se incluyeron pacientes con fibrilación auricular permanente (nota prensa). Mientras se espera una reevaluación de su relación beneficio-riesgo, la Agencia francesa recomienda que no se utilice en la fibrilación auricular permanente.

 

Categoría: Toxicidad
La vareniclina (Champix) es un agonista parcial de los receptores nicotínicos de la acetilcolina para ayudar a la deshabituación del tabaco. En 2008 se notificaron casos de depresión, ideación suicida y trastornos del comportamiento en pacientes tratados con vareniclina y se incluyeron estas advertencias en la ficha técnica (Butll Groc 2008;21:3).

El pasado 16 de junio la FDA alertó que en pacientes con enfermedad cardiovascular la vareniclina puede aumentar el riesgo de infarto de miocardio y otros acontecimientos cardiovasculares, a raíz de los resultados de un ensayo clínico en 700 fumadores con enfermedad cardiovascular.

Los resultados de un metanálisis sugieren que entre fumadores sin enfermedad cardiovascular la vareniclina también puede aumentar el riesgo de acontecimientos cardiovasculares graves (CMAJ 2011;4 juliol). Se incluyeron 14 ensayos clínicos con unos 8.200 fumadores. Los tratados con vareniclina presentaron mayor riesgo de acontecimientos cardiovasculares isquémicos o arrítmicos (riesgo absoluto de 1,06) que el grupo placebo (0,82%).