Los resultados de un metanálisis sobre la seguridad cardiovascular de los antagonistas del receptor de la angiotensina II (ARA II) descartan la hipótesis de que estos fármacos aumenten el riesgo de infarto de miocardio (BMJ 2011;342:d2234).

El ensayo VALUE (Valsartan Antihypertensive Long-term Use Evaluation), en 15.245 pacientes hipertensos y con riesgo cardiovascular elevado, no mostró diferencias significativas en la variable principal combinada de morbimortalidad cardiovascular entre los pacientes tratados con valsartán y los tratados con amlodipina (Lancet 2004;363:2022-31). Se registró, sin embargo, un aumento del riesgo de infarto de miocardio entre los tratados con valsartán que generó gran controversia sobre la seguridad de estos fármacos (BMJ 2004;329:1248-9).

Con el fin de evaluar la seguridad cardiovascular de los ARA II, se ha publicado un metanálisis de 37 ensayos clínicos comparativos con placebo o con tratamiento activo, con 147.020 participantes y un seguimiento de 485.166 años-paciente. En comparación con placebo o un tratamiento activo, los ARA II no se asociaron a un aumento del riesgo de infarto de miocardio, muerte, muerte cardiovascular o angor. En comparación con el grupo control, los ARA II redujeron el riesgo de ictus, insuficiencia cardíaca y de diabetes incidente. Aunque disminuyeron más la presión arterial que el placebo, los ARA II no redujeron el riesgo de infarto de miocardio ni la mortalidad cardiovascular.

A pesar de algunas limitaciones, como la falta de datos para ajustar por la dosis o el cumplimiento, estos hallazgos aportan cierta seguridad de que los ARA II no causan daños cardiovasculares. Sin embargo, dado que no se observó efecto beneficioso sobre la mortalidad cardiovascular ni en el infarto de miocardio en comparación con placebo, los ARA-II se siguen considerando una alternativa en los pacientes que no toleran los IECA.