La FDA ha alertado de casos graves de hepatotoxicidad grave asociados al uso de dronedarona (Multaq).

La dronedarona es un antiarrítmico comercializado para el tratamiento de la fibrilación auricular. Tiene una estructura similar a la amiodarona, sin las moléculas de yodo y con un grupo metilsulfonamida. La ausencia de las moléculas de yodo intenta evitar los riesgos de toxicidad sobre el tiroides, y el grupo metilsulfonamida pretende reducir la liposolubilidad y minimizar los efectos neurotóxicos (Drug Ther Bull 2010;48:126-8). En un ensayo comparativo con amiodarona se mostró menos eficaz. Puede producir efectos arritmogénicos, digestivos y alteraciones cutáneas, y se han descrito aumento de la creatinina y algunos casos de insuficiencia renal. No se conocen los efectos a largo plazo, sobre todo fibrosis pulmonar (Rev Prescrire 2010;30: 90-4).

La notificación de casos graves de hepatotoxicidad, incluidos dos que requirieron trasplante hepático, ha motivado la inclusión de este riesgo en la ficha técnica de la dronedarona. Aunque la complicación es rara, se recomienda vigilar las enzimas hepáticas, sobre todo durante los primeros seis meses de tratamiento.