Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo March 2009
Categoría: Eficacia
En pacientes críticos no se puede recomendar un tratamiento intensivo con insulina para conseguir una regulación estricta de la glucemia, según los resultados de estudios recientes (CMAJ 2009;180:821-27).

En el ensayo NICE-SUGAR, en 6.104 pacientes adultos ingresados en UCI, la regulación intensiva de la glucemia con insulina (para conseguir unas cifras de 81 a 108 mg/dL) se asoció a un aumento de la mortalidad, frente a la regulación convencional (180 mg/dL o menos) (NEJM 2009;360:1283-97). Aunque se debería averiguar las causas precisas de la mortalidad, los resultados de este estudio sugieren que no se consigue un efecto beneficioso adicional de reducir la glucemia por debajo de 140-180 mg/dL (NEJM 2009;360:1346-49).

En un metanálisis se incluyeron 26 ensayos clínicos (uno de ellos fue el NICE-SUGAR) en 13.567 pacientes ingresados en UCI. Los autores concluyen que el tratamiento intensivo con insulina se asocia a un aumento significativo del riesgo de hipoglucemia grave (< 40 mg/dL) y no tiene efecto sobre la mortalidad global en los pacientes críticos. Aunque en pacientes quirúrgicos ingresados en UCI este tratamiento podría tener efectos beneficiosos, se necesitarían estudios para identificar qué subgrupo de pacientes y las cifras óptimas de glucemia en diferentes grupos de pacientes (CMAJ 2009;180:799-800). Los autores concluyen que se deberían reconsiderar las recomendaciones de promover el tratamiento intensivo con insulina en todos los pacientes críticos.

Con los datos disponibles, parece razonable intentar mantener la glucemia optimizada en los pacientes hospitalizados y evitar cifras extremas de hiperglucemia y también de hipoglucemia.

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

 

Categoría: Eficacia
Los resultados del tercer estudio europeo sobre prevención secundaria de la cardiopatía isquémica, EUROASPIRE III, muestran que una quinta parte de los pacientes siguen fumando, y la frecuencia de obesidad y de diabetes aumentan de manera preocupante (Lancet 2009;373:929-40).

En los pacientes con cardiopatía isquémica, la modificación favorable de los factores de riesgo y el tratamiento farmacológico previenen la aparición de nuevos acontecimientos coronarios y la mortalidad. Sin embargo, los resultados de los estudios sobre prevención secundaria de la cardiopatía isquémica indican que las recomendaciones actuales no se aplican en la práctica clínica habitual, aunque han mejorado en los últimos años (Aten Primaria 2004;33:44-49). Los pacientes modifican poco los estilos de vida, y el tratamiento de las enfermedades que aumentan el riesgo cardiovascular está todavía infrautilizado (Lancet 2001;357:995-1001).

Por tanto, la prevención secundaria de la cardiopatía isquémica es una medida prioritaria; hay que insistir en que el paciente deje el tabaco, evite el sedentarismo y corrija la obesidad (Lancet 2009;373:873-75).

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:


 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

  • Se comenta un estudio sobre la disminución de la incidencia de cáncer de mama asociada a la reducción del uso de tratamiento hormonal sustitutivo en mujeres postmenopáusicas (BMJ 2009;338:496).
  • La FDA informa de la inclusión de una advertencia en la ficha técnica de los productos que contienen metoclopramida por casos de discinesia tardía asociados a su uso crónico.
  • Una revisión que actualiza el tratamiento de la insuficiencia cardíaca diastólica (CMAJ 2009;180:520-286).
  • Un estudio observacional sobre los efectos de la interacción entre estatinas y clopidogrel en pacientes sometidos a angioplastia (Pharmacoepidemiol Drug Saf 2009;18:1-4).


 

Categoría: Mercado
La DIA (Drug Information Association) informa que Jeffrey Kindler, el Director Ejecutivo de Pfizer, declaró en una conferencia en la Casa Blanca que su compañía apoya la iniciativa para que todos los norteamericanos tengan acceso a un seguro de salud, pero que "está preocupado" sobre los estudios comparativos de efectividad, o por el hecho de que se "puedan usar resultados de estudios para determinar qué medicamentos deben ser financiados por las aseguradoras" (Bloomberg news).

La White House Conference, celebrada el miércoles pasado, reunió a aseguradoras, fabricantes de medicamentos, consumidores, hospitales y legisladores para hablar sobre la manera de ofrecer asistencia sanitaria asequible a todos, a la vez que se limitan los costes. La ampliación de la cobertura haría más asequibles los medicamentos, y los estudios comparativos podrían determinar que la administración pública y las aseguradoras financien los productos más baratos, a expensas de los beneficios de las compañías farmacéuticas. No obstante, muchos de los grupos de negocios y de asistencia sanitaria que asistieron dijeron que estaban "preparados para aceptar cambios".

 

Categoría: Eficacia
Tras un síndrome coronario agudo, el uso de un inhibidor de la bomba de protones (IBP) junto con clopidogrel se asocia a un aumento del riesgo de reingreso y de la mortalidad comparado con clopidogrel solo, según un nuevo estudio observacional (JAMA 2009;301:937-44).

Se evaluaron los resultados en salud en 8.200 pacientes tratados con clopidogrel tras un síndrome coronario agudo. Casi dos tercios de los pacientes también recibían un IBP al alta o durante el período de seguimiento de 1,5 años. La variable principal combinada de reingreso por síndrome coronario agudo o muerte por todas las causas fue más frecuente entre los tratados con clopidogrel y un IBP que entre los que recibían clopidogrel solo.

Estudios recientes sugieren que el efecto antiagregante del clopidogrel puede resultar reducido por la adición de un IBP, como el omeprazol o similar, probablemente a causa del efecto inhibidor del IBP sobre el CYP2C19 (Butll Groc 2008;21:13-16). Dada esta posible interacción, sería prudente reservar el uso de los IBP junto con antiagregantes para los pacientes de más riesgo, como los mayores de 70 años, con antecedente de úlcera o de hemorragia digestiva o los que reciben tratamiento con dos antiagregantes (J Watch Cardiol).

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES: