Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo June 2008
Categoría: Eficacia
Se acaba de publicar una actualización de la guía norteamericana sobre el tratamiento antitrombótico y trombolítico (Chest 2008;133(suppl)).

Esta 8a edición de la guía de la American College of Chest Physicians actualiza toda la información publicada en 2004 y recomienda, entre otras, que todos los hospitales deberían tener una estrategia para prevenir la enfermedad tromboembólica venosa.

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

  • Un ensayo clínico sobre la eficacia de metoprolol de liberación sostenida en el perioperatorio de la cirugía no cardíaca en pacientes de riesgo coronario elevado (Lancet 2008;371:1839-47) y un editorial (Lancet 2008;371:1813-15).
  • La FDA anuncia la inclusión de una advertencia sobre un aumento de la mortalidad asociado al uso de antipsicóticos clásicos en pacientes con demencia.
  • Un estudio observacional sobre el riesgo de AVC asociado al uso de AINE selectivos y no selectivos de la COX-2 (Arch Intern Med 2008;168:1219-24).
  • Un estudio observacional sobre un aumento del riesgo de depresión en pacientes diabéticos, y de diabetes de tipo 2 en pacientes con depresión (JAMA 2008;299:2751-59).


 

Categoría: Toxicidad
La mayoría de los efectos adversos asociados al uso terapéutico a corto plazo de cannabis no son graves, según una revisión sistemática reciente (CMAJ 2008;178:1669-78).

Con el fin de revisar los efectos adversos asociados al uso terapéutico del cannabis en varias indicaciones, se incluyeron 23 ensayos clínicos y 8 estudios observacionales. La duración media de exposición al cannabis en los ensayos clínicos fue de 2 semanas. De los 4.779 acontecimientos adversos registrados entre los pacientes tratados, casi todos no fueron graves. El mareo fue el efecto no grave más descrito entre los pacientes expuestos a los cannabinoides. No hubo diferencias significativas en las tasas de acontecimientos adversos graves entre los dos grupos. Sin embargo, los autores recomiendan estudiar sus efectos a más largo plazo, sobre todo en enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple (CMAJ 2008;178:1685-86)

Para más información, pueden consultar: Uso terapéutico del cannabis

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

  • Un estudio observacional sobre la incidencia y gravedad de los efectos adversos que son motivo de consulta en urgencias (CMAJ 2008;178: 1563-9).
  • Un artículo de reflexión sobre la ética y los riesgos de la interrupción prematura de ensayos clínicos con resultados positivos (BMJ 2008;336:1213-4).
  • Un artículo que analiza los tipos de variables en ensayos clínicos en pacientes con diabetes de tipo 2 (JAMA 2008;299:2543-9).
  • La FDA alerta de un aumento del riesgo de cáncer asociado al uso crónico de becaplermina, una crema para las úlceras de pies en pacientes diabéticos.



 

Categoría: Eficacia
En pacientes diabéticos, un tratamiento hipoglucemiante intensivo para alcanzar cifras de hemoglobina glicosilada inferiores a 6% no reduce los acontecimientos cardiovasculares mayores, según los resultados de los estudios ACCORD y ADVANCE.

En el ensayo ACCORD se aleatorizó a 10.251 pacientes diabéticos de alto riesgo cardiovascular a un tratamiento hipoglucemiante intensivo (para alcanzar una cifra de hemoglobina glicosilada inferior al 6%) o bien tratamiento estándar (para conseguir una cifra de entre 7 y 7,9%). Se interrumpió la rama de tratamiento intensivo tras observarse un aumento de la mortalidad (noticia anterior). La variable principal combinada de infarto de miocardio, ictus y muerte cardiovascular no fue diferente entre los grupos. Los autores concluyen que el tratamiento hipoglucemiante intensivo se asocia a un aumento de la mortalidad (a pesar de conseguir cifres menores de hemoglobina glicosilada) y no reduce la morbididad cardiovascular (NEJM 2008;358:2545-59).

En el ensayo ADVANCE se comparó un tratamiento intensivo que incluía el uso de gliclacida (para alcanzar una hemoglobina glicosilada de 6,5% o inferior) con un tratamiento estándar en 11.140 pacientes diabéticos. Tras cinco años, no se observaron diferencias en los acontecimientos macrovasculares ni en la mortalidad entre los dos grupos, aunque el tratamiento intensivo redujo la incidencia de nefropatía (NEJM 2008;358).

Aunque los dos estudios son comparativos entre una intervención terapéutica agresiva y una estándar e incluyen pacientes con características similares, presentan diferencias importantes. En el ensayo ACCORD un 92% de los pacientes del grupo de tratamiento intensivo recibieron rosiglitazona, frente a menos de un 20% en el ADVANCE, pero los autores no atribuyen el aumento de la mortalidad a este fármaco (NEJM 2008;358:2630-32). A pesar de las diferencias, los resultados de ambos estudios sugieren que alcanzar cifras de hemoglobina glicosilada inferiores a las recomendadas actualmente no aportan un efecto beneficioso sobre la enfermedad cardiovascular (NEJM 2008;358: 2633-35).

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

  • Una revisión sistemática sobre el riesgo de tromboembolismo venoso asociado al uso de tratamiento hormonal sustitutivo (BMJ 2008;336: 1227-31).
  • Un artículo de opinión sobre las implicaciones en la práctica de los datos de toxicidad de las glitazonas (Aust Prescr 2008;31:58-9).
  • Un ensayo clínico sobre la eficacia de la combinación de nortriptilina con nicotina frente a nicotina sola en la deshabituación tabáquica (BMJ 2008;336:1223-27).
  • Un ensayo clínico sobre la eficacia del tratamiento intensivo con insulina en el mantenimiento de la glucemia y de la función de las células beta a largo plazo en pacientes con diagnóstico reciente de diabetes (Lancet 2008;371:1753-60) y un editorial (Lancet 2008;371: 1725-6).



 

Categoría: Eficacia
Los adultos que siguen una dieta mediterránea pueden tener menos riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, según un estudio observacional prospectivo reciente (BMJ 2008;29 mayo).

Casi 14.000 estudiantes universitarios españoles sin diabetes completaron unos cuestionarios de hábitos dietéticos y fueron seguidos durante 4 años. Durante este períodeo, se diagnosticaron 33 nuevos casos de diabetes de tipo 2. Tras ajustar por factores de riesgo de diabetes, los participantes con un elevado cumplimiento de una dieta mediterránea tuvieron un 83% menos de riesgo de desarrollar diabetes, y los de un cumplimiento moderado tenían un riesgo 60% menor de diabetes, frente a los de bajo cumplimiento.

En los pacientes con alto riesgo de diabetes, las modificaciones dietéticas y un aumento de la actividad física han mostrado reducir la incidencia de la enfermedad a la mitad. Además, los efectos de estas medidas se mantienen durante mucho tiempo y también mejoran otros factores de riesgo como la hipertensión (Butll Groc 2007;20:14).

A pesar del número reducido de casos de diabetes del estudio, estos resultados confirman los de estudios previos en pacientes con alto riesgo de diabetes, e indican que una dieta mediterránea puede ser una medida eficaz y sencilla para prevenir la diabetes.