Un estudio reciente sugiere que el uso prolongado de algunos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno, puede reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer (Neurology 2008;70:1672-1677)

Se había sugerido que los AINE podrían proteger contra la enfermedad de Alzheimer, pero los resultados de algunos estudios observacionales y ensayos clínicos a corto plazo han sido contradictorios (BMJ 2003;327:128-31). En diciembre de 2004, se anunció la interrupción del ensayo clínico ADAPT (Alzheimer’s Disease Anti-inflammatory Prevention Trial), comparativo entre naproxeno, celecoxib y placebo sobre la prevención primaria de la enfermedad de Alzheimer, después de que el ensayo APC (Adenoma Prevention with Celecoxib), de prevención de adenomatosis de colon con celecoxib, mostrara un aumento del riesgo cardiovascular en los pacientes tratados con celecoxib frente a placebo (Butll Groc 2005;18:1-4). Tras 3 años de seguimiento no se observó una reducción del riesgo de enfermedad de Alzheimer entre los tratados con naproxeno ni con celecoxib.

En este estudio observacional se evaluaron los efectos del uso prolongado de AINE sobre el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer, y en concreto de los AINE que inhiben la formación de amiloide beta 1-42. Se comparó el uso de AINE en aproximadamente 50.000 pacientes con enfermedad de Alzheimer incipiente con el de casi 200.000 controles. En los pacientes tratados con ibuprofeno durante más de 5 años el riesgo de enfermedad de Alzheimer disminuyó en un 40% en comparación con los no tratados. El uso de celecoxib no parece tener efecto sobre el riesgo de demencia. Estos datos sugieren que este efecto puede ser debido a algunos AINE específicos, más que a todos los AINE como grupo (Medscape).

Aunque los resultados de este estudio no permiten hacer recomendaciones a la práctica, los autores concluyen que tienen implicaciones para futuros ensayos con AINE, en concreto con ibuprofeno, en la enfermedad de Alzheimer.