La FDA ha alertado sobre un aumento de la incidencia de cáncer de pulmón en pacientes diabéticos tratados con insulina inhalada (Exubera).

Según los datos procedentes de ensayos clínicos, 6 de 4.740 pacientes tratados con insulina inhalada frente a uno de 4.292 pacientes no tratados fueron diagnosticados de cáncer de pulmón. En un estudio de postcomercialización se notificó un caso de neoplasia de pulmón en un paciente tratado. Todos los pacientes diagnosticados tenían antecedente de tabaquismo.

En España la insulina inhalada (Exubera) fue comercializada en junio de 2007, pero sólo unos meses después, en octubre, Pfizer anunció su retirada por motivos comerciales (BMJ 2007;335:1156).

Aunque desde el punto de vista técnico la insulina inhalada era una novedad que seducía a abandonar las inyecciones de insulina (Rev Prescrire 2006;26(275):564), preocupaban los posibles efectos adversos pulmonares graves a largo plazo (Rev Prescrire 2006;26:566). Para los pacientes, hay que exigir primero de conocer si la novedad técnica supone un progreso terapéutico, y de tener las garantías de un seguimiento de farmacovigilancia adecuado y estrecho (Rev Prescrire 2006;26:564).