Según los resultados de un estudio reciente, un incremento en los suicidios en jóvenes podría estar asociado a una reducción en el uso de ISRS después de las advertencias reguladoras (Am J Psychiatry 2007;164:1.356-63).

Se analizaron los datos de prescripción de ISRS y las tasas de suicidio en Estados Unidos y Holanda después de que las autoridades reguladoras norteamericanas y europeas advirtieran que los ISRS pueden aumentar el riesgo de suicidio en niños y adolescentes. Las prescripciones de ISRS en este grupo de edad disminuyeron en aproximadamente un 20%, tanto en Estados Unidos como en Holanda, después de las alertas. La tasa de suicidios entre jóvenes menores de 20 años aumentó un 14% en Estados Unidos entre 2003 y 2004, y un 49% en Holanda del 2003 al 2005. Según los autores, estos resultados plantean dudas sobre los riesgos potenciales que podrían resultar de una disminución en el uso de ISRS en la población pediátrica.

En el editorial que acompaña el artículo, se plantea la dificultad de sacar conclusiones de este tipo de estudios que utilizan datos de poblaciones heterogéneas y de bases de datos con información muy diferente, en las que no se especifican los criterios diagnósticos de la población estudiada (Am J Psychiatry 2007;164:1.304-6). Finalmente, se concluye que con el fin de asegurar la protección de la población infantil afectada, se debería considerar unas medidas educativas y formativas en lugar de advertencias reguladoras.

Estos hallazgos añaden más datos sobre la controversia en el uso de ISRS para el tratamiento de la depresión en niños.