Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo September 2007
Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

 

Categoría: Eficacia
Los resultados de un estudio muestran que una infusión anual de ácido zoledrónico (5 mg) en los 90 días después de una reparación quirúrgica por fractura de cadera se asocia a una reducción de la tasa de una nueva fractura y de la mortalidad (N Engl J Med 2007;357).

En una noticia anterior nos hacíamos eco del ensayo clínico HORIZON, en el que una administración intravenosa anual de ácido zoledrónico reduce el riesgo de fracturas en mujeres postmenopáusicas con osteoporosis (Butll Groc 2007;20:10).

Se han publicado los resultados del estudio para prevenir nuevas fracturas clínicas en 2.127 pacientes de edad avanzada que habían sido sometidos a cirugía de reparación de una fractura de cadera. Después de casi 2 años, el grupo tratado con ácido zoledrónico presentó una menor tasa de nuevas fracturas clínicas (8,6%), tanto vertebrales como no vertebrales, que el grupo placebo (13,9%). La mortalidad también fue inferior con ácido zoledrónico (13,3%) que con placebo (9,6%).

Según el editorial acompañante, estos resultados muestran que después de fractura de cadera es necesario un tratamiento farmacológico, pero no se sabe si el tratamiento con otros fármacos para la osteoporosis tendrían efectos similares (N Engl J Med 2007;357).

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

 

Categoría: Toxicidad
Según los resultados de un estudio reciente, un incremento en los suicidios en jóvenes podría estar asociado a una reducción en el uso de ISRS después de las advertencias reguladoras (Am J Psychiatry 2007;164:1.356-63).

Se analizaron los datos de prescripción de ISRS y las tasas de suicidio en Estados Unidos y Holanda después de que las autoridades reguladoras norteamericanas y europeas advirtieran que los ISRS pueden aumentar el riesgo de suicidio en niños y adolescentes. Las prescripciones de ISRS en este grupo de edad disminuyeron en aproximadamente un 20%, tanto en Estados Unidos como en Holanda, después de las alertas. La tasa de suicidios entre jóvenes menores de 20 años aumentó un 14% en Estados Unidos entre 2003 y 2004, y un 49% en Holanda del 2003 al 2005. Según los autores, estos resultados plantean dudas sobre los riesgos potenciales que podrían resultar de una disminución en el uso de ISRS en la población pediátrica.

En el editorial que acompaña el artículo, se plantea la dificultad de sacar conclusiones de este tipo de estudios que utilizan datos de poblaciones heterogéneas y de bases de datos con información muy diferente, en las que no se especifican los criterios diagnósticos de la población estudiada (Am J Psychiatry 2007;164:1.304-6). Finalmente, se concluye que con el fin de asegurar la protección de la población infantil afectada, se debería considerar unas medidas educativas y formativas en lugar de advertencias reguladoras.

Estos hallazgos añaden más datos sobre la controversia en el uso de ISRS para el tratamiento de la depresión en niños.

 


  • Sobre la necesidad de una regulación para el seguimiento de los fármacos biológicos (N Engl J Med 2007;357:841-3).

  • Una breve revisión sobre los riesgos cardiovasculares de la rosiglitazona (MeRec Extra 29).

  • Un artículo de investigación sobre cuántos pacientes se deben vacunar para prevenir la morbimortalidad relacionada con la infección por el papilomavirus (CMAJ 2007;177:464-8).

  • Un editorial sobre la falta de ética de los ensayos comparativos con placebo en la esquizofrenia (Rev Prescrire 2007;287:644).

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

  • Una revisión sobre plantas y suplementos dietéticos en el tratamiento de los trastornos de ansiedad (Am Fam Physician 2007;76:549-56).

  • Un artículo de revisión sobre los efectos adversos por fármacos antirretrovirales (Lancet 2007;370:12-14).

  • Un metanálisis sobre el riesgo de cáncer asociado a cifras bajas de colesterol LDL (BMJ 2007;335:177).

  • Sobre un posible aumento del riesgo cardiovascular en pacientes tratados con inhibidores de la bomba de protones (Scrip 2007;3285:19).