Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo May 2007
Destacamos algunos artículos recientes de interés publicados en otros boletines sobre terapéutica:

 

Categoría: Toxicidad
Los resultados de un metanálisis reciente sugieren que la rosiglitazona puede aumentar el riesgo de infarto de miocardio y la mortalidad cardiovascular en pacientes con diabetes de tipo 2 (NEJM 2007;356). Estos hallazgos se añaden al riesgo reciente descrito de fracturas asociado al uso de glitazonas (noticia anterior).

En el metaanálisis se incluyeron 42 ensayos clínicos comparativos con rosiglitazona, con un total de 15.560 pacientes con diabetes de tipo 2. En los tratados con rosiglitazona se observó un aumento significativo del riesgo de infarto de miocardio, y un aumento de la mortalidad cardiovascular en el límite de la significación estadística. Los autores concluyen que, a pesar de la limitación de no tener acceso a los datos originales, se deberían considerar estos riesgos al seleccionar el fármaco en pacientes con diabetes de tipo 2.

En el editorial que acompaña al metanálisis se pone en duda el proceso regulador y se concluye que, dados los posibles riesgos cardiovasculares y en ausencia de datos de otras ventajas clínicas, no parece razonable prescribir rosiglitazona (NEJM 2007;356). En otro editorial publicado en Lancet, en cambio, se considera que habría que esperar los resultados del ensayo RECORD para evaluar la toxicidad de la rosiglitazona.

 

Categoría: Mercado
En The Guardian el 21 de mayo se puede encontrar un artículo interesante referente al debate sobre la autorización de la publicidad de medicamentos dirigida a los pacientes y consumidores (DTC, direct to consumer) en la UE. Actualmente la DTC no está permitida en Europa. En el artículo se explican las iniciativas de la industria farmacéutica para modificar la actual legislación europea, después de haberlo intentado sin éxito en el año 2002 (Butll Groc 2002;15:17-20).

 

Categoría: Eficacia
Los resultados de dos estudios recientes muestran que en pacientes con asma leve bien regulado se puede reducir el tratamiento de manera gradual y permite minimizar los efectos sistémicos asociados al uso prolongado de corticoides (J Watch).

En un ensayo clínico, 500 pacientes con asma bien regulado con fluticasona inhalada (dos veces al día) fueron aleatorizados a seguir con fluticasona dos veces al día, o bien a recibir montelukast una vez al día, o bien fluticasona y salmeterol una vez al día. El porcentaje de fracaso a las 16 semanas fue más elevado en los tratados con montelukast (30%) que en los tratados con fluticasona (20%), pero no hubo diferencias significativas entre los grupos tratados con fluticasona (N Engl J Med 2007;356:2027-39).

En el otro estudio, 455 pacientes con asma leve fueron aleatorizados a recibir salbutamol a demanda, la combinación de beclometasona y salbutamol a demanda, la combinación de beclometasona dos veces al día con salbutamol a demanda, o bien la combinación de beclometasona con salbutamol dos veces al día. En el grupo tratado con la combinación a demanda la función respiratoria fue mejor y el número de exacerbaciones menor que en el grupo con sólo salbutamol, pero estos parámetros fueron similares entre los tres grupos con beclometasona. La dosis acumulada de corticoides fue menor en los pacientes tratados con la combinación a demanda que la de los grupos con beclometasona regular (N Engl J Med 2007;356:2040-52).

En el mismo número se presenta el caso clínico de un paciente con asma leve persistente y permite al lector elegir de manera interactiva entre tres opciones de tratamiento (N Engl J Med 2007;356:2096-100).

 

Categoría: Toxicidad
Los resultados de un estudio observacional con 23.437 pacientes infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sugieren que una mayor exposición a los inhibidores de la proteasa se asocia a un incremento del riesgo de infarto de miocardio (N Engl J Med 2007;356:1727-35). La incidencia de infarto de miocardio aumentó de 1,53 por 1.000 años-persona en los pacientes no expuestos a inhibidores de la proteasa a 6,01 por 1.000 años-persona en los expuestos a inhibidores de la proteasa durante más de 6 años. En cambio, el uso de inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa inversa no se asoció a un aumento significativo del riesgo de infarto.

El tratamiento antirretroviral de gran actividad ha mejorado la supervivencia de los pacientes infectados por el VIH, pero hay que valorar cuidadosamente su toxicidad a largo plazo. Se han descrito cuadros de acidosis láctica grave, atribuida a una posible toxicidad mitocondrial de los análogos de los nucleósidos inhibidores de la transcriptasa inversa, así como otros efectos adversos como neuropatía, miopatía y lipodistrofia (Butll Groc 2002;15:5-7). En algunos estudios se había observado que el tratamiento antirretroviral combinado se asocia a un aumento del riesgo de infarto de miocardio y de arteriosclerosis prematura, pero no se sabe si este riesgo depende del grupo de fármacos administrados. La dislipemia es una complicación frecuente del tratamiento antirretroviral, sobre todo con inhibidores de la proteasa (Butll Groc 2001;14:17-9).

En el editorial que acompaña el artículo, tras revisar los estudios que han aportado datos sobre la compleja interacción entre el tratamiento antirretroviral, la infección por el VIH y el riesgo cardiovascular, se concluye que a corto plazo el riesgo cardiovascular disminuye. Sin embargo, a largo plazo persisten las dudas y, dado que el riesgo cardiovascular puede aumentar con el tiempo, parece prudente tratar los factores de riesgo modificables (N Engl J Med 2007;356:1878-80).

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

  • Una noticia sobre regulación en Bélgica de las invitaciones a las reuniones científicas (Scrip 2007;3243:2).

  • Un estudio que alerta sobre el incremento de virus de la gripe resistentes a los antivíricos (JAMA 2007;297:1435-42).

  • Un ensayo clínico sobre la combinación de sumatriptán y naproxeno en las crisis de migraña (JAMA 2007;297:1443-54).

  • Un subanálisis del ensayo WHI sobre el riesgo cardiovascular del THS según la edad y el inicio desde la menopausia (JAMA 2007;297:1465-77).

  • Un estudio observacional sobre el uso de estatinas y el ingreso por sepsis en pacientes en diálisis (JAMA 2007;297:1455-64).

 

Categoría: Eficacia
Un ensayo clínico reciente concluye que una administración intravenosa anual de ácido zoledrónico reduce el riesgo de fracturas en mujeres postmenopáusicas con osteoporosis (N Engl J Med 2007;356:1809-22). Los resultados del ensayo clínico HORIZON, en alrededor de 7.800 mujeres postmenopáusicas con osteoporosis o con osteopenia y fractura vertebral radiológica, muestran que después de tres años las tratadas con una perfusión anual de ácido zoledrónico presentaron una incidencia de fracturas vertebrales radiológicas de 3,3% frente a 10,9% en las del grupo placebo. La incidencia de fracturas de cadera fue de 1,4% en las tratadas con ácido zoledrónico y de 2,5% en las del grupo placebo. Sin embargo, se observó una mayor incidencia de fibrilación auricular grave entre las tratadas con ácido zoledrónico (en 50 pacientes) que entre las que recibieron placebo (en 20 pacientes).

En el editorial que acompaña el artículo se comenta que dada la complejidad de las instrucciones para la administración oral de bifosfonatos, la idea de una administración anual puede ser atractiva y mejorar el cumplimiento. Sin embargo, no se sabe si el tratamiento por vía intravenosa sería bien aceptado por los pacientes y, además, preocupa la aparición inesperada de fibrilación auricular grave (N Engl J Med 2007;356:1878-80).

Por otra parte, es preciso recordar que actualmente el ácido zoledrónico sólo está aprobado para el tratamiento de la hipercalcemia maligna y para el dolor de las metástasis óseas, y que los bifosfonatos se han relacionado con un riesgo de trastornos oculares y de osteonecrosis maxilar (Butll Farmacovigilància Catalunya 2005;3:9-11).

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación, cuyos comentarios pueden consultar en la base de datos SIETES:

  • Un metanálisis de ensayos clínicos con antidepresivos en niños (JAMA 2007;297:1683-96).

  • Recomendaciones de la Asociación Americana de Cardiología sobre la prescripción de AINE (Circulation 2007;115:1634-42).

  • Un estudio sobre el efecto de las estatinas para prevenir la hemorragia digestiva en pacientes con síndrome coronario agudo (Am Heart J 2006;151:976-8).

  • Sobre las variables combinadas en los ensayos clínicos de cardiovascular (BMJ 2007;334:786).

  • Un estudio de cohortes sobre la eficacia del AAS para prevenir el deterioramiento cognitivo en mujeres de edad avanzada (BMJ 2007, 27 de abril).