Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo December 2006
Categoría: Toxicidad
En el 2003 en Estados Unidos la incidencia del cáncer de mama disminuyó en un 7% respecto al 2002, en comparación con un 1% que se reducía en años anteriores. Esta disminución, que en mujeres mayores de 50 años fue del 12%, es atribuida por los investigadores a la restricción del uso del tratamiento hormonal substitutivo (THS), porque entre el 2001 y el 2003 éste había disminuido en un 68%. Estos resultados se presentaron a mediados de diciembre en la conferencia anual de cáncer de mama en Estados Unidos (Medscape).

El uso de THS se asocia a un aumento de la incidencia de cáncer de mama, AVC, enfermedad tromboembólica y de cardiopatía isquémica (Butll Groc 2003;16:7.). Estos riesgos motivaron que en España se restringieran las indicaciones; sólo en mujeres postmenopáusicas con un riesgo elevado de fracturas en las que no están indicados otros tratamientos, o no responden o no los toleran, y para el tratamiento de los síntomas climatéricos que afectan gravemente la calidad de vida, pero durante un período corto y a las dosis más bajas posibles (Butll Farmacovigilància Catalunya 2004;2:3.).

Aunque no conocemos si esta restricción en el uso de THS se asocia a una disminución de la incidencia de cáncer de mama en nuestro medio, es probable que el impacto sea mucho menor que en Estados Unidos donde el uso de THS había sido muy amplio.

 

Categoría: Toxicidad
El 2 de diciembre pasado Pfizer anunció la interrupción del ensayo clínico de desarrollo de torcetrapib, un fármaco que había generado muchas expectativas en prevención cardiovascular, debido a un incremento de la mortalidad (Lancet 2006;368:2034). El torcetrapib es el primero de un nuevo grupo de fármacos que inhiben la proteína de transferencia del éster de colesterol (CETP) y aumentan las concentraciones de HDL. Se esperaba que la combinación de una estatina con un inhibidor de la CETP reduciría más el riesgo de acontecimientos cardiovasculares aterotrombóticos.

Los datos proceden del ensayo ILLUMINATE, en 15.000 pacientes con enfermedad coronaria o con riesgo coronario, en el que se registró 82 muertes en el grupo tratado con la combinación de torcetrapib con atorvastatina, y 51 en el grupo de atorvastatina. No se conoce la causa de este aumento de mortalidad con la combinación. De hecho, en un estudio reciente se había observado un aumento de la presión sistólica en los tratados con torcetrapib que era motivo de preocupación (Scrip 2006;3206:21). También se ha sugerido que la inhibición de la CETP produciría una disfunción de las HDL.

La cuestión clave es si este exceso de mortalidad es un efecto de clase de los inhibidores de la CETP, porque están en investigación otros fármacos del grupo. Habrá que seguirlo.