Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo November 2006
Categoría: Eficacia
En el tratamiento de las dislipemias, las cifras deseadas de colesterol LDL que se deben conseguir son motivo de controversia. Algunas guías, como las norteamericanas, recomiendan que en los pacientes de muy alto riesgo cardiovascular se deben conseguir unas cifras de LDL <70 mg/dl. En un artículo de revisión reciente se ponen en duda estas recomendaciones (Ann Intern Med 2006;145:520-30.).

De hecho, en algunos ensayos clínicos se ha visto que las estatinas reducen los acontecimientos cardiovasculares en pacientes de alto riesgo, independientemente de las cifras iniciales de LDL (Lancet 2002;360:7-22.). Además, estudios recientes indican que dosis altas de estatinas reducen más los acontecimientos cardiovasculares que dosis más bajas. Por otra parte, además del efecto hipolipemiante, las estatinas pueden reducir el riesgo cardiovascular a través de los denominados efectos pleiotrópicos, sobre la inflamación, la trombosis y la oxidación.

Los autores de este artículo, tras revisar los ensayos clínicos, estudios de cohortes y de casos y controles en los que se evalúa la relación entre las LDL y los acontecimientos cardiovasculares en pacientes con unas LDL <130 mg/dl, concluyen que ajustar el tratamiento hipolipemiante hasta conseguir unas LDL recomendadas no predice el riesgo cardiovascular en estos pacientes. En cambio, los datos muestran que el tratamiento empírico con estatinas en los pacientes con riesgo cardiovascular elevado es beneficioso.

 

Categoría: Mercado
En Argentina, en un congreso de visitadores médicos se denunciaron las diversas estrategias que utilizan los laboratorios para vender sus productos (Página/12). Según la denuncia de los visitadores, se contratan a médicos líderes de opinión con el objetivo de promover nuevos fármacos de coste elevado. Otras prácticas son las contribuciones directas que reciben los médicos, así como las remuneraciones para estudios pseudocientíficos. Ponen ejemplos concretos de estas graves irregularidades y reclaman la intervención del Estado.

Aparte de mejorar las medidas reguladoras para evitar estas prácticas, en un artículo reciente se proponen algunas recomendaciones para los profesionales sanitarios sobre la promoción de medicamentos, elaboradas por parte de cuatro organizaciones (American Medical Student Association, Healthy Skepticism Inc., No Free Lunch, y PharmAware) (PLoS Med 3(11):e451).