Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo April 2006
Categoría: Toxicidad
El pasado 13 de mazo en el Reino Unido, seis voluntarios sanos que participaban en un ensayo en fase I con un anticuerpo monoclonal superagonista CD28, el TGN1412, presentaron un fallo multiorgánico agudo Lancet 2006;367:960. Afortunadamente, cinco han sido dados de alta y el sexto se está recuperando en el hospital BMJ 2006;332:928, 22 abril.

En un artículo reciente se revisa el complejo mecanismo de acción de los superagonistas CD28 sobre las células T y su posible uso terapéutico en diversas enfermedades autoinmunes
Autoimmun Rev 2006;5:40-5 sietes Se ha sugerido que estos fármacos podrían estimular una población demasiado amplia de células T que habría desencadenado una reacción inflamatoria masiva Scrip 2006;3141:18-9, Lancet 2006;367:1.038-9, y que en animales sanos pueden producir una inflamación intensa de los órganos linfáticos The Informed Prescriber, March 2006.

Estos trágicos acontecimientos han generado una gran polémica sobre los ensayos clínicos con fármacos biológicos en voluntarios sanos y fuertes dudas de si se habrían podido evitar. Son necesarios, por tanto, cambios importantes en el diseño de estos estudios, como que el fármaco no se administre de manera simultánea a los primeros voluntarios o que el protocolo no sea confidencial, entre otros BMJ 2006;332:870, 15 d’abril.

 

Categoría: Eficacia
Un artículo reciente sugiere que los tratamientos antitusígenos actúan sobre todo a través de su sabor dulce y de un efecto placebo BMJ 2006;332:8. Según esta revisión, el sabor dulce de los jarabes utilizados para tratar la tos del resfriado común también ejerce su efecto a partir de la secreción endógena de opiáceos, que son responsables de este efecto placebo Respir Physiol Neurobiol 2005.

Aunque la tos es un síntoma frecuente, muy pocos fármacos propuestos para su tratamiento tienen eficacia demostrada en ensayos clínicos Lancet 2006;367:276. En 1973, el Profesor D.R. Laurence en su libro de farmacología clínica ya comentaba las limitaciones para evaluar la eficacia de los antitusígenos en los ensayos clínicos (Clinical Pharmacology. D. R. Laurence. 4th ed. Churchill Livingstone, London. 1973). Además, los antitusígenos mejor conocidos, como la codeína o el dextrometorfano, son derivados opiáceos y pueden producir estreñimiento, náuseas, vómitos y somnolencia.

Por tanto, muchas veces, y sobre todo en niños, medidas sencillas como un caramelo o una bebida tibia pueden aliviar la tos de manera eficaz e inocua.